Enfermedad de Crohn

Enfermedad de Crohn: Las lesiones altas de la mucosa son más comunes de lo que se cree

Publicado hace 10 meses por Un ensayo para mí

Si bien la mayoría de los pacientes presentan alteraciones en la mucosa intestinal, las endoscopías revelan cada vez más lesiones en la mucosa del estómago y el duodeno ¿Qué son las “lesiones de bambú” y cómo influye la inflamación en ellas?

Qué son las “lesiones de bambú” y cómo influye la inflamación en ellas?

La enfermedad de Crohn  es una patología gastrointestinal que puede aparecer en cualquier momento de la vida,  que se torna crónica, tiene etapas de actividad intermitente  y puede provocar complicaciones graves. Si bien la inflamación de la mucosa y las lesiones que la caracterizan se observan especialmente en el colon y en el íleon (intestino grueso y delgado, respectivamente), cada vez se reconocen más lesiones a nivel alto del sistema digestivo. 

De hecho, un reciente estudio polaco mostró que alrededor de la mitad de los pacientes con enfermedad de Crohn  tienen lesiones en el estómago y el duodeno que pueden generarles gastritis y ulceraciones aun sin presencia de la bacteria Helicobacter pylori, que es el agente suele causar las gastritis. 

Los síntomas característicos de la enfermedad de Crohn son la diarrea, el dolor abdominal, la fatiga, las náuseas y vómitos, la pérdida de peso, la fiebre y también los dolores en las articulaciones y las alteraciones visuales o en la piel. A diferencia de la colitis ulcerosa, los pacientes con Crohn no sufren en general hemorragias digestivas aunque sí padecen fístulas o comunicaciones intersticiales entre el intestino y otros órganos. Y, si bien la enfermedad solía ser típica de países industrializados occidentales, hoy los casos de Crohn aumentan en América del Sur y en Asia. 

Mucosa gástrica en bambú

 El estudio del  tubo digestivo de estos pacientes mediante una cámara interna que se introduce mediante una cánula suele revelar lesiones de la mucosa que tapiza el sistema digestivo , desde la boca hasta el ano, pero las lesiones son discontinuas.  

Hasta poco tiempo atrás, se pensaba que menos del 10 % de los pacientes con Crohn tenían lesiones  en la parte superior del aparato digestivo. Ahora, en cambio, se sabe que más del 50% tienen diversas alteraciones en la mucosa gástrica y duodenal, desde edemas y úlceras hasta deformaciones bulbares del duodeno.

Según un nuevo estudio publicado en la revista Scientific Reports, ciertas lesiones en forma de palos de bambú se presentan frecuentemente en la mucosa del estómago de los pacientes con Crohn. También se observan signos de erosión e inflamación en el duodeno (pero no en el esófago).  Las  lesiones en bambú serían una característica particular diagnóstica del Crohn , afirman los autores del estudio. Sin embargo, apuntan, no sería habitual encontrar la bacteria Helicobacter pyloricausante de gastritis y úlceras gástricas– en pacientes con Crohn.

Combatir la inflamación de la mucosa

Más allá de las lesiones de la mucosa digestiva, que se introducen dentro de las capas más profundas del intestino delgado y grueso, la principal característica del Crohn es la inflamación, que se produce como una respuesta defensiva del organismo contra alteraciones del propio sistema digestivo. 

Algunos especialistas piensan que las lesiones en forma de bambú son, en verdad, consecuencia de la inflamación de la mucosa. Quizás una alteración del microbioma (de las bacterias que habitualmente habitan el tubo digestivo) sea la causante de esta inflamación. Por lo pronto, los investigadores aclaran que los tratamientos biológicos utilizados para el Crohn no tienen que ver con la mucosa tipo bambú. 

Como sea, los nuevos tratamientos inmunológicos apuntan, precisamente, a modular las respuestas defensivas del organismo –incluida la inflamación- de modo de habilitarlas cuando son necesarias –frente a una infección o una herida, por ejemplo- pero no al digerir la comida. 

Actualmente, la inhibición de la inflamación en el tracto digestivo es una de las grandes esperanzas de las drogas en experimentación, que buscan evitar los períodos en que se reavivan los síntomas y detener la progresión de la enfermedad de Crohn hacia el angostamiento del tubo digestivo (fibroestenosis), las obstrucciones, las fístulas y otras complicaciones en diversos órganos.

Referencias bibliográficas:

Feuerstein JD, Cheifetz AS. Crohn Disease: Epidemiology, Diagnosis, and Management. Mayo Clin Proc. 2017 Jul;92(7):1088-1103. doi: 10.1016/j.mayocp.2017.04.010. Epub 2017 Jun 7. PMID: 28601423.

Graca-Pakulska, K., Błogowski, W., Zawada, I. et al. Endoscopic findings in the upper gastrointestinal tract in patients with Crohn’s disease are common, highly specific, and associated with chronic gastritis. Sci Rep 13, 703 (2023). https://doi.org/10.1038/s41598-022-21630-5

Sleiman J, El Ouali S, Qazi T, Cohen B, Steele SR, Baker ME, Rieder F. Prevention and Treatment of Stricturing Crohn’s Disease – Perspectives and Challenges. Expert Rev Gastroenterol Hepatol. 2021 Apr;15(4):401-411. doi: 10.1080/17474124.2021.1854732. Epub 2020 Dec 28. PMID: 33225766; PMCID: PMC8026566.