#Quedateencasa y seguí estos consejos para una cuarentena saludable

Publicado hace 2 años por Un ensayo para mí

Cuarentena Saludable
 

Mientras el mundo – y ahora Argentina también – avanza con ensayos clínicos para descubrir nuevos tratamientos para el covid-19, desde Un Ensayo Para Mí queremos acompañarte a través de estas pautas y consejos para una cuarentena saludable.

 

1. CUIDAR NUESTRA ALIMENTACIÓN

Ser conscientes: seguramente pasemos más tiempo en el sillón o sin hacer ejercicio como cuando salimos a la calle y mantenemos una rutina más activa, por eso es especialmente importante en este momento que nuestra alimentación sea sana, equilibrada. Ser conscientes de cómo incorporar y combinar los alimentos ayudará a fortalecer el cuerpo y reforzar defensas.

Planificar, planificar, planificar: un aliado fundamental para evitar que se desorganicen los hábitos alimenticios. Los nutricionistas recomiendan planear con anticipación el menú de toda la semana. Esto permite no sólo hacer compras más ordenadas sino incluir una alimentación variada y con horarios fijos, que evitan perder el control de las comidas o sentir un hambre voraz en algún momento del día y calmarlo con productos que, en muchos casos, son poco saludables.

La importancia de los horarios: siguiendo con la planificación lo ideal es tomar desayuno entre las 8 ó 9 hs y almorzar entre las 13 ó 14 hs. En estos horarios tenemos más insulina y eso hace que nuestro almacenamiento de la energía y el procesamiento del azúcar sea mejor. En la tarde, que sea una comida cada vez más liviana y en la noche comer, pero algo liviano.

Priorizar lo casero y saludable: se aconseja la compra de frutas y verduras de estación, de legumbres y proteínas en lugar de alimentos ultra procesados y ricos en grasas. Tener más tiempo disponible es una buena oportunidad para hacer versiones caseras de los alimentos que consumimos de manera industrial (galletitas, hamburguesas, jugos en polvo). Estas pueden reemplazarse por tortas caseras, hamburguesas caseras en cantidad para llenar el freezer y jugos exprimidos o aguas saborizadas con frutas.

Evitar el “picoteo”: para muchos, la ansiedad se canaliza al abrir la heladera cada 30 minutos. Ante esa realidad, los nutricionistas recomiendan reemplazar ese picoteo por alimentos saludables como las frutas o los frutos secos en lugar de golosinas, galletitas dulces o fiambres. Las bebidas e infusiones son un gran aliado para combatir este mal: en lugar de picar algo, se puede beber té, mate o incluso agua que, además de mantener la hidratación, aportan una sensación de saciedad que evita picar de más.

2. CUIDAR NUESTROS HÁBITOS

Mantenernos en movimiento: que estemos en casa no significa que no podamos hacer un poco de ejercicio al día. En las últimas semanas se volvieron virales la cantidad perfiles de Instagram, Facebook y Youtube de profesionales brindando clases gratuitas de yoga, danza, elongación, fitness y otras actividades, no solo para mantenernos en forma si no también para lograr un mejor descanso, sobre todo las personas que esta situación transitoria les incrementa el insomnio.

Mantener la higiene personal: para una vida saludable en general y más aún durante una cuarentena, es fundamental que no falten hábitos de higiene tan estrictos como cuando salimos de casa al trabajo. Ducharse todos los días y más si salimos a pasear el perro o al mercado. No importa que vayamos a estar en casa todo el día en el sillón o trabajando, mantener una correcta higiene nos va a hacer sentir mejor de ánimo.

Mantener la ropa y no descuidar el aspecto: como no tenemos contacto social es común que empecemos a descuidar nuestro aspecto. Lo ideal cambiarnos de ropa todas las mañanas, después de levantarse y ducharse, ponerse otra ropa que no sea el pijama. Lo importante es que sea ropa cómoda como para estar en casa y evitemos el pijama con el que nos levantamos.

3. CUIDAR NUESTRA MENTE

Para quienes lidian a diario con problemas de ansiedad y se encuentran viviendo momentos más difíciles de sobrellevar de lo normal, recomendamos algunos rituales para liberarse del estrés y la angustia, al menos unas horas al día.

Tender la cama cada mañana: algo tan pequeño puede cambiarlo todo. Hay profesionales que aseguran que esta mínima acción todas las mañanas, se logra realizar la primera tarea del día y lleva a sentir una pequeña sensación de orgullo y motivación para arrancar con otras tareas.

Desayunar en Modo avión: pensar en el desayuno no sólo como la comida más importante del día, sino como la más sagrada de todas. Un estudio dice que el 61% de las usuarios mira su teléfono celular dentro de los cinco minutos después de despertarse y el 88% lo hace dentro de la primera media hora. Arrancar la mañana leyendo este tipo de información provoca un aumento de estrés y ansiedad, además de una sensación inevitable de creer que hay mucho por hacer sin el tiempo necesario. Un mal hábito innecesario para esta cuarentena.

Evitar la sobreinformación: los especialistas recomiendan buscar un equilibrio entre la información y la sobreinformación. La sobreexposición a las noticias satura nuestra mente y nos genera angustia. En cambio podemos aprovechar para leer algo que hace mucho que no tenemos tiempo para leer, hacer algo que nos gusta, o si estamos en pareja o en familia aprovechar para pasar tiempo de calidad juntos.

Tomarse 5 minutos para meditar o respirar: parar por 5 minutos lo que estemos haciendo, cerrar los ojos, respirar hondo y volver a arrancar con las actividades diarias, nos permite relajarnos, oxigenar nuestro cuerpo y darnos un descanso del estrés que estamos sobrellevando. “Calm” y “Meditopia” son dos apps que pueden ayudarnos con rutinas sencillas y música relajante.