Tiempo estimado de lectura 2 minutos

La funcionalidad de las vacunas es generar inmunidad contra una enfermedad, estimulan la producción de anticuerpos fortaleciendo así el sistema inmune de cualquier ser vivo, la era de las vacunas inició con el experimento de Edward Jenner quién inmuniza a un niño contra la viruela en el año 1796 y desde ese momento al día de hoy, la investigación ha salvado la vida de muchos niños, adolescentes y adultos.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) en el “Plan de acción mundial sobre vacunas 2011-2020”, las vacunas han salvado tantas vidas como lo ha hecho el acceso al agua potable y la prestación de intervenciones sanitarias básicas, por eso en tiempos de alta vulnerabilidad de la salud en las personas a nivel mundial por coronavirus, estar informados sobre ensayos clínicos y vacunas es una necesidad prioritaria para toda la población.

Te puede interesar: Charla virtual dirigida a toda la comunidad ¿Qué tengo que saber sobre los ensayos clínicos y las vacunas? de Un Ensayo Para Mí

Actualmente se están investigando 3.519 ensayos clínicos de COVID-19, de los cuales 118 investigan la vacuna, la mayoría se encuentran en fase inicial, sin embargo, la buena noticia es que 11 de ellas ya se encuentran en la última fase de investigación, eso quiere decir que los médicos investigadores están evaluando la eficacia y seguridad de la misma en pacientes voluntarios, si los resultados son los adecuados, daría paso a su producción y distribución, siendo nuevamente las vacunas una de las principales medidas preventivas del cuidado de la salud y vida de las personas.

Te puede interesar: ¿Por qué son importantes los voluntarios en el avance médico?

Mientras esperamos la noticia de cuál de los 11 ensayos clínicos que se encuentran en la fase final sale primero con la respuesta de inmunidad deseada, la humanidad necesita estar más unida que nunca, hecho que se refleja en la responsabilidad compartida de la comunidad científica por un lado de crear soluciones como las vacunas y de la otra mano ser conscientes todos de la importancia de estar informados del tema, evaluar con autonomía la posibilidad de participar de un ensayo clínico de COVID-19 y sobre todo seguir manteniendo las medidas de precaución de contagio aconsejadas por nuestros gobiernos.