El Dr. Jorge Resk, Mat. 6092, que se desempeña como Dr. del Centro de Investigaciones Clínicas de la Clínica Sucre en Córdoba, nos cuenta en esta entrevista sobre esta enfermedad y la importancia de los ensayos clínicos.

“La colitis ulcerosa es una enfermedad que afecta el colon, produciendo úlceras. Tiene distintas formas de evolución. Algunas formas son más leves y otras son más severas. Lo que sucede es que las formas severas se dan más bien en gente joven y afectan mucho la calidad de vida de los pacientes. Los pacientes con colitis ulcerosa tienen períodos más o menos largos donde están libres de síntomas, pero tienen brotes muy sintomáticos y allí es cuando el paciente se encuentra muy limitado para desarrollar sus actividades habituales”, comienza explicando el profesional.

Los primeros síntomas tienen que ver con el compromiso del estado general, como el decaimiento, el malestar general, fiebre, pérdida del apetito. Pero lo más importante de todo es la diarrea, que a veces puede ir acompañada de sangre y de moco y los dolores abdominales.

¿Cual es el tratamiento que reciben los pacientes?

Cuando el paciente está muy sintomático, durante los períodos agudos, es conveniente hacer un poco de reposo, una dieta especial, a veces hay que corregir la anemia. Hoy los grupos de drogas que se utilizan para el tratamiento de esta enfermedad son, en primer lugar los cinco aminosalicilatos. La más utilizada dentro de ese grupo es la mesalacina, luego están los corticoesteroides, conocidos habitualmente como corticoides. El tercer grupo de drogas es lo que se conoce como inmunosupresores, son drogas que deprimen el sistema el sistema inmunológico. En los últimos años se ha agregado a estos tres grupos los medicamentos biológicos, no solamente para el tratamiento de la colitis ulcerosa, se están utilizando en múltiples patologías. Son anticuerpos que se preparan en un laboratorio, dirigidos contra una sustancia puntual. Tienen como efecto neutralizar la acción de una sustancia. En la colitis ulcerosa hay un mediador químico que se llama la interleuquina 23 que se cree es el que actúa sobre las células y a su vez las células desencadenan toda la reacción inflamatoria.

En el ensayo clínico, en el que nuestro centro está participando, se está usando la droga Miriquisumab y se compara con el mejor tratamiento disponible para la enfermedad. Un grupo recibe la droga en estudio y un grupo el otro tratamiento.

¿Cuáles pueden ser los potenciales beneficios de estos nuevos tratamientos?

Hay pacientes que no responden a los tratamientos convencionales, entonces estas nuevas drogas están ofreciendo una opción terapéutica. Los medicamentos previos actuaban tratando de atenuar el cuadro clínico, pero los biológicos están dirigidos al mecanismo íntimo que desencadena la reacción inflamatoria.

Estos medicamentos van a lograr mejorar la evolución de la enfermedad. Si bien estas patologías no tienen curación, son crónicas. La idea es tener mejor opciones terapéuticas.

¿Cómo participar de un ensayo clínico?

En todo ensayo clínico para que una persona pueda participar debe cumplir con criterios de inclusión, una serie de condiciones que debe reunirse para que pueda participar del estudio. Por ejemplo, tiene que tener más de 18 años y menos de 80. Si tiene 17 no pude participar. También hay criterios de exclusión. Son cosas que tiene el paciente que hacen que no pueda participar del estudio. Cuando un enfermo tiene síntomas o diagnóstico de colitis ulcerosa tiene que consultar para que se lo pueda evaluar y en función de eso ver si cumple con los criterios de inclusión y no tiene ningún criterio de exclusión recién allí se puede empezar con el tratamiento.

¿Cuáles son los potenciales beneficios?

En un ensayo clínico el paciente tiene una vigilancia estricta, tiene un control y un seguimiento riguroso y esto es beneficioso para los pacientes. La participación de un paciente en un ensayo clínico no lo despega de su médico de cabecera, al contrario, esto tiene que ser un trabajo en equipo entre el médico de cabecera y el centro de investigación. Con este doble control, con los análisis de laboratorio y todos los estudios que se le hacen al paciente que está dentro de un ensayo clínico es muy difícil que pase inadvertida alguna alteración. Más allá de que la droga sea beneficiosa o no, porque eso se va a saber cuando termine el estudio, la participación del paciente en un estudio clínico es una cosa muy prolija, muy cuidadosa, muy controlada. Entonces así como nosotros tenemos gente que nos está monitoreando permanentemente en lo que nosotros hacemos, también nosotros tenemos que estar controlando permanentemente al paciente.

Más información sobre el ensayo haciendo clic.