Un niño de 13 años se habría curado de cáncer cerebral

Publicado hace 1 mes por Un ensayo para mí

Un adolescente belga habría sido la primera persona del mundo en recibir un tratamiento efectivo contra el glioma del tronco encefálico, que arroja resultados esperanzadores en los pacientes con esta enfermedad.

Un adolescente de 13 años fue diagnósticado a los 6 años de un cáncer cerebral y hoy se convierte en una nueva esperanza para la ciencia, luego de participar de un tratamiento en investigación y haber recibido un tratamiento esperanzador para su enfermedad.

Lucas Jemeljanova, originario de Bélgica, fue diagnosticado de glioma del tronco encefálico, un cáncer particularmente brutal según los médicos que lo trataron.

El adolescente que participó de un ensayo clínico en el centro Gustave-Roussy en París, recibió un tratamiento que actuó sobre su enfermedad y lo llevó a mostrar total ausencia de los signos del tumor.

“Lucas hizo pedazos todos los medidores de vida”, expresó su médico, Jacques Grill, quien comanda el programa sobre tumores cerebrales del departamento de oncología pediátrica del centro Gustave-Roussy, en el sur de París. 

Cáncer cerebral: de qué trata el diagnóstico de Lucas

El tumor que padecía Lucas tiene el nombre completo de glioma pontino intrínseco difuso (DIPG). Esta enfermedad se diagnostica cada año en alrededor de 300 niños en Estados Unidos y hasta 100 en Francia.

Este tipo de cáncer, generalmente considerado inoperable, actualmente se trata con radioterapia, para frenar temporalmente su avance. Sin embargo, aún no existe un medicamento totalmente eficaz.

La rapidez de la evolución de la enfermedad lleva a un desenlace fatal en muchos casos entre 9 y 12 meses después de la detección del tumor.

En el marco del Día Internacional del Cáncer Infantil, la comunidad médica elogió los avances de la ciencia en este tiempo. El 85% de los niños tiene más probabilidades de sobrevivir luego los 5 años de ser diagnosticados con cáncer.

La historia de Lucas y su camino un tratamiento esperanzador

Lucas y su familia viajaron de Bélgica a Francia para que el adolescente sea uno de los primeros pacientes en unirse al ensayo clínico BIOMEDE, que prueba nuevos medicamentos potenciales para glioma pontino intrínseco difuso (DIPG).

La respuesta al tratamiento fue altamente positiva, con imágenes de resonancia magnética que mostraban la completa desaparición del tumor.

Te puede interesar: ¿Los niños y adolescentes pueden tener miastenia gravis?

“El tumor de Lucas presentaba una mutación extremadamente rara y pensamos que es esta mutación la que hizo que sus células tumorales fueran mucho más sensibles al medicamento”, explicó su pediatra.

Los investigadores de Gustave-Roussy estudian no sólo las anomalías genéticas de los tumores de todos los pacientes, sino que además fabrican organoides tumorales, copias tridimensionales de tumores de pacientes realizadas en laboratorio, para analizar su biología y su reacción a los tratamientos.

Los avances que deja el tratamiento para el cáncer cerebral

Marie-Anne Debily, a cargo de estos estudios, destaca que el caso de Lucas ofrece una esperanza genuina, ya que intentarán reproducir las alteraciones identificadas en sus células en otros pacientes.

Si estas alteraciones se traducen en una disminución del tumor se buscará un medicamento con un efecto similar.

Te puede interesar: Uso de celulares: crece la preocupación por el impacto en la salud

Aunque los médicos están entusiasmados con esta nueva vía terapéutica, advierten que pasarán años antes de que se encuentre un tratamiento efectivo. Señalan que en promedio transcurren entre 10 y 15 años desde la identificación de una pista hasta el desarrollo de un medicamento.

Lo cierto es que el caso de Lucas brinda esperanza no solo a él sino también a otros pacientes en la lucha afectados por gliomas y otras formas de cáncer cerebral pediátrico.

Fuentes: AFP (Agence France-Presse)
Gustave Roussy Center Campus